IMGP7942-Lucia-1024x767

Morriña de campamento

Puente mono

Aunque parezca mentira ya hace más de dos meses que preparamos nuestros macutos de nuevo y con nostalgia abandonamos Narahío para volver a Coruña. Dejábamos nuestro querido recuncho Scout para regresar a la gran ciudad. Atrás quedaba un campamento más lleno de diversión y aprendizaje. Hoy queremos compartir con todos vosotros el gran campamento que vivimos este verano. Es difícil resumir en unas pocas palabras tantas vivencias y sentimientos pero allá vamos.

“Llevábamos 9 meses preparándonos, trabajando en común para conseguir los mejores resultados, y aunque la espera se nos hizo larga, por fin llegó el tan esperado Campamento de Verano…

Se trata, como ya sabéis, de la actividad más importante de toda la ronda. Las actividades y proyectos en los que cada sección trabaja durante el año, están enfocadas para culminar en el campamento de verano. Este campamento es también un muy buen contexto para la progresión de los scouts, un lugar idóneo para poner en práctica todo lo que han aprendido, y para aprender a valerse mejor por sí mismos. Es también el momento de las anécdotas y experiencias ensalzadas, de convivir con sus compañeros y de convertirlos en verdaderos amigos. Vamos, lo que es un auténtico campamento scout.

¿Y qué mejor sitio para hacerlo que Narahio, recuncho scout? El campamentotuvo lugar en una pequeña parcela de Narahio (Municipio de San Sadurniño, A Coruña), a la orilla de Rio Limpo, y con unas excelentes vistas al castillo de Narahío. Ahí se ubica el centro scout que trabaja nuestro grupo.

Manada

La Manada llegaron a ser 28 lobatos, entre los que estaban Raquel, Irene, Diego, Abraham, Nicolás, Douglas, Jorge, Yomara, Hugo, Arantxa, Dafne, Ari, Carlota, Cati, Andrea, Manuel, Oscar, Bea, Ana, Inés, Kevin, Lulú, Jano, Alejandro, Juan, Deva, Paula, …y no podía faltar el sonriente Rubén. Ellos se dedicaron a aprender poco a poco a ser más autónomos, en los 10 días de campamento que tuvieron. Hicieron sus propias tiendas y mesas en las que comieron y durmieron a diario, demostrando sus grandes capacidades. Han vivido también los juegos olímpicos de primera mano, así como el concurso de cocina Master Chef y un magnífico taller de expresión corporal que Ikki tuvo la amabilidad de compartir con nosotros. La ruta fue para ellos divertidísima, y supieron hacer de cada contratiempo un motivo para reir. Ni la lluvia, ni la mochila, ni los bichitos que se encontraron por el camino les hicieron desistir, y no dejaron de buscar motivos para pasarlo bien. Y si todo ha salido tan bien, es en parte gracias a unos magníficos Viejos Lobos, y a unos lobatos con rastro de Bagheera muy, muy, pero que muy bien preparados.

2014-07-14-12.12.53-Xulio-1

La tropa ha llegado pisando fuerte desde el primer día. Ellos sí han hecho un campamento un poco más duro, y pretendieron demostrar cual de las tres patrullas era realmente la merecedora de las cintas de campamento. ¿Mouchos, Linces o Halcones? Para ello debieron ponerse las pilas, y trabajar a contrarreloj durante los quince días de campamento, aunque a veces no resultase fácil. Construcciones, nudos, primeros auxilios, y supervivencia son las actividades que se llevaron la palma. Pero no desoyeron su espíritu scout, y trataron de ser útiles haciendo algunos servicios: Cajas nido, compostaje, limpieza de zonas comunes… La ruta pudo resultar una verdadera aventura para los muchachos, que no siempre tuvieron suerte con la interpretación del mapa, o el ambiente dentro de la patrulla, pero una vez más las relaciones se han visto reforzadas en los momentos más duros.

Esculta

La Esculta Eengonyama, qué vino un poco desmotivada dada la escasa presencia de sus scouts, se ha llegado a sorprender a sí misma. La entrada y salida de chicos y chicas, las dificultades rutinarias que un campamento sin comodidades representa, o llegar a un acuerdo al trabajar en equipo fueron algunas de las dificultades que se les presentaron. Pero Pitu y Estela ya sabían, y los demás lo han ido aprendiendo, que sonreir ante las dificultades hace parecerlas más livianas. Lo que más destacaron fue su actividad estilo “Yo me lo guiso, yo me lo como”, un juego de rol en el que interpretaban el papel de un trabajador del Narahio Resorts y trabajaban como si en una empresa se tratase para sacar adelante al campamento (o para sacarse adelante a sí mismos). ¡Todo un éxito! Una vez más se ha creado en el propio campamento un sentimiento de grupo increíble y capaz de romper moldes. Si es que cuando dicen “Esculta siempre unida” es “siempre”… y ni los One Direction pueden con ellos. Enhorabuena esculta.

Clan

El campamento del clan no fue especialmente pintoresco. Y es que en este caso solo han podido asistir nuestros dos Rovers-Lovers, Darío e Icía. Y es que si ya se dice que el roce hace el cariño, en un campamento así la duda ofende. Han dedicado bastante de su tiempo a trabajar sus proyectos personales, debates y el tan temido juego límite. También se juntaron con otras unidades para hacer servicios y… dios, démosles un momento de respiro, … también jugaron y se divirtieron mucho. Crearon sus propios productos de aseo, velas aromáticas, y carreras de orientación. La verdad es que hicieron muchas cosas… casi todas, si no fuese porque Darío no hizo la esperada Velada de Grupo.

No podemos despedirnos sin hablar de las ceremonias del día de papis, haciendo un último guiño y recordando a los scouts que han comenzado una nueva etapa de progresión. Y es que el esfuerzo y la actitud se ha visto recompensada, y los cambios han sido notables en los muchachos. Este es el caso de la manada, donde Dafne, Kevin, Lulú, Jano, Andrea y Cati han tenido la oportunidad de dejar atrás su etapa de lobezno, y abrir sus ojitos y despegar sus orejas para integrarse en la manada. Y como no podía ser de otra forma, les han recibido con los brazos abiertos.

Ceremonia

En tropa Rolando, Sabela, Myriam y Mateo han encontrado el comienzo de su etapa como scouts, y se han atrevido a comprometerse con ellos mismos, en este estilo de vida que llevamos… ¡Y el pañuelo les queda genial! Roque también tuvo su lugar en las ceremonias, ya que ha dado su último pasito, un paso mucho más importante y de más responsabilidad, adentrándose en la senda de la colaboración. Esperamos que recuerde siempre el aprendizaje que la tropa le pudo brindar”.

Autor del resumen sobre el campamento: Daniel Caramés.

4 comentarios
  1. Jacinto
    Jacinto Dice:

    Enhorabuena por el campamento tan bueno k les disteis a los chavales y por el aporte personal de los scouters en todo momento. Es una labor k se agradece. Esperemos k el grupo coja fuerza para para esta nueva ronda venga con ánimos renovados.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *