El triunfo de un proyecto scout hecho realidad

disfrutando de la realización del proyecto

Y tras un año de duro trabajo de preparativos e imaginativas formas de obtener fondos nuestra Esculta por fin llevó a cabo su ansiado proyecto scout: Un fantástico viaje por Madrid y Toledo lleno de arte, cultura, aventuras y diversión, ideado por ellos mismos para su disfrute y con el que conocer sus homólogos scouts de otras geografías. Una formidable experiencia en la que han sido, de principio a fin, las y los auténticos protagonistas.

Dentro de nuestra metodología para la Esculta está el desarrollo, normalmente a lo largo de todo el año, de un gran proyecto que ocupa una parte importante de la programación de la ronda solar. A lo largo de los meses los y las jóvenes estudian diferentes ideas, eligen la que más les interesa y empiezan a programar actividades para recaudar fondos, hacer los preparativos, llevarlo a cabo y finalmente evaluarlo (y celebrarlo!). Es una forma estimulante de que exploten sus intereses, descubran sus habilidades, aprendan a tomar decisiones, a repartir el trabajo, superar dificultades … y muchas otras cosas más.

organizándose

En esta ocasión el proyecto inició al comienzo de la ronda y pronto esbozaron su interés por hacer un gran viaje juntos, y para ello debieron de poner mucho empeño y convertir la captación de los fondos necesarios en una prioridad desde el primer momento, porque en los scouts no vale eso de que papá y mamá pongan el dinero. Si quieres hacer un viaje, u otra cosa, te lo tienes que ganar con tu ingenio y esfuerzo y con el tus compañeros y compañeras solidariamente. Bajo esta premisa empaquetaron regalos durante Navidad, crearon llaveros e imanes de nevera para vender, pusieron su juvenil fuerza al servicio de varias mudanzas e idearon algún sorteo. Ideas productivas pero que se quedaron algo escasas para lo ambicioso del viaje y hubieron de adaptarlo reduciendo el número de ciudades a visitar … pero no importa, porque parte del aprendizaje es que para triunfar también hay que saber hacer ajustes y sacrificios se é necesario. Pero obtener los fondos es solo una etapa, hay que presupuestar, hacer las compras, ultimar la logística, organizar el transporte, establecer los contactos para conseguir alojamiento y planificar los encuentros, entre otras cosas. Un laborioso camino que culminó por fin con la realización de tan esperado viaje entre el 25 y 29 de agosto.

Crónica del gran viaje del proyecto scout

El viaje comenzó con 8 horas de monólogo proporcionadas por nuestro querido Josiño, dramaturgo de la Esculta, donde nos puso al día de las últimas novedades de su vida, de la de su vecino y del mundo en general, todo esto mientras viajábamos en un autobús nocturno rumbo Madrid desde nuestra querida A Coruña. Llegamos a la estación por la mañana, dónde pudimos disfrutar de un “económico” desayuno mientras jugábamos unas partiditas al Dobble para despertarnos.

jugando

Y para aprovechar bien el día, la primera parada fue el parque de El Retiro donde nada más llegar nos dirigimos a las típicas barquitas. Fue un momento intenso donde quedó clara la supremacía de Akela, Adhara, Josiño y Chusmi (ex-scouter del grupo que vive ahora en la capital) en lo que a remar se trata. Tras esto, decidimos alquilar unas bicicletas para 4 personas, para convertimos, durante hora y media en el terror de los pobres transeúntes que paseaban por el parque.

en

Ya después de comer, continuamos el turisteo por Paseo de la Castellana y alrededores de Gran Vía, pasando por la famosa Puerta de Alcalá y más tarde por el Palacio Real, donde nos encontramos con un grupo de simpáticos escultas y rovers del Gruppo Scout Torre del Greco 4, de Nápoles con los que compartimos danzas y risas durante un buen rato. Ci piace!

por Madrid

Para finalizar el día, tuvimos una excursión por la zona del Barrio del Pilar en busca del local perdido, local que el Grupo Scout Luján 102 de Madrid, muy amablemente nos facilitó para dormir esos días. Al llegar al local y tras llenar la barriga con una de las especialidades de nuestro chef Josiño dormimos como angelitos después de lo que fue un día movidito.

descansando

El segundo día lo dedicamos al Parque de Atracciones de Madrid. Un día lleno de grandes emociones y adrenalina. Nada más llegar nos quedamos fascinados por la variedad de atracciones escalofriantes que allí había, para todos los gustos, desde las que te lanzan a 80 km/h desde 63 metros de altura, hasta las que te dan 3 loopings seguidos antes de que te des cuenta. En esta ocasión cabe resaltar la valentía de Valentín, Pitu e Icía, nuestros escultas con nervios de acero y que nunca tenían suficiente. También allí tuvimos la suerte de coincidir con unos scouts, en este caso valencianos, cumpliendose cada vez más su objetivo de conocer y compartir experiencias con hermanos y hermanas scouts de otros lugares. No podemos olvidarnos de la pavorosa casa del terror, donde incluso sufrimos alguna baja (temporal), y que nos dejó a todos y todas con el corazón en la boca … y algún que outro moratón en los brazos causado por la efusividad a la hora de agarrarse buscando amparo de quien teníamos detrás durante los momentos más álgidos del espectáculo.

en el Parque de Atracciones

El tercer día amaneció con un calor sofocante, por lo que decidimos pasar la mañana en la piscina pública del Polideportivo “Vicente del Bosque” para refrescarnos y sumergirnos bien en el ambiente madrileño. Ya limpios y aseados nos fuimos hasta la Plaza de Callao donde habíamos quedado con dos majisimas escultas del Luján, que nos hicieron de fantásticas guías y dejaron enamorados a la mitad de nuestra Esculta. Esa misma tarde fuimos al Teatro Lara a disfrutar de la función Burundanga, uno de los mejores momentos del viaje.

en el teatro

Al finalizar la obra, nos dirigimos en compañía de las escultas del Luján hasta El Tigre, bar de tapeo recomendado, al estilo de nuestra La Bombilla, donde por la consumición te proveen de abundantes y variados platos con croquetas, tostas, tortilla, pollo y un largo etcétera. De regreso al local pudimos disfrutar durante un rato de una agradable actuación de música en la calle del Grupo Ernest, que completó una noche mágica.

el Madrid nocturno

A la mañana siguiente, hubo que madrugar, nos marchábamos en tren a Toledo y, tras algún que otro traspié, llegamos a nuestro destino para la hora de comer. Nos alojamos en el local 5 estrellas del Grupo Scout Seeonee 576, recién reformado, donde tuvimos una cálida acogida por rovers y escultas que estaban allí recogiendo su local del caos que deja todo final de campamento de verano, y por supuesto nuestra Esculta, siempre lista, se puso a echarles una mano. Por la tarde hicimos un turisteo guiado por algunos miembros del Seeonee, por todo el centro de Toledo, con la ansiada parada para nuestros jóvenes en el Museo de la Inquisición.

conociendo Toledo

El último día llegamos a Madrid por la mañana y para irnos con un buen sabor de boca hicimos una apurada visita al famoso Estadio Vicente Calderón que fue el gran colofón final del viaje y que supuso una especial ilusión para Nito como gran aficionado incondicional al Atlético de Madrid que es.

en el Vicente Calderón

Y la vuelta en el tren, aprovechando las horas para descansar y hacer balance. Los resultados han sido inmejorables como puede deducirse a través de unas breves palabras de valoración por parte de uno de los integrantes de la expedición, Sergio (Pitu):

PituPara mi fue una experiencia indescriptible. Diversión, alegría y sobre todo diferente. Me encantó lo unidos que estuvimos en el viaje ¿Lo malo? Que acabó. A mi se me hizo especialmente difícil pasar de las risas y el cachondeo en todo momento a estar de nuevo en casa ¡la vida se ha vuelto demasiado cotidiana!

Ahora que se como fue el viaje, todo el esfuerzo de todo el año en el proyecto me parece insignificante comparado con esta experiencia vivida.”

Tenéis un compendio más completo de fotos de este gran viaje en su galería.

 

 

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *