¡Supercampamentazo scout este verano!

¡Lo pasamos genial!

Y ya finalizó un año más la ronda solar en el clímax que es siempre el campamento de verano. Fue, como ya es habitual, un magnífico colofón a un año de trabajo que hemos disfrutado en buena compañía y con un buen montón de actividades que nos han servido para desarrollar múltiples habilidades y fortalecer los valores que están unidos al compromiso personal de nuestra promesa scout. Como dato especialmente positivo debemos constatar que este año precisamente no han sido pocos los niños, niñas y jóvenes que, en todas las secciones, participaban por vez primera en nuestras actividades y podemos decir con gran satisfacción que en ellos se adivina un prometedor futuro scout.

fila para la comida

El campamento tuvo lugar, como ocurre desde 2010, en Narahío Recuncho Scout, nuestro propio terreno de acampada y que cada año va tomando más forma de lo que algún día pretendemos que sea: un auténtico centro scout que pueda ser usado muchos otros grupos scouts y asociaciones para sus propias actividades y campamentos. En esta ocasión, varios grupos de esforzados scouters, y apoyados también por algunos padres, invirtieron un par de fines de semana antes del comienzo del campamento en labores de puesta a punto, entre las que se incluyó la construcción de una nueva edificación rústica, una caseta, que alberga la nueva cocina. Ya a lo largo del campamento se instaló también una placa solar fotovoltaica (comprada con la ayuda de Voz Natura) con su sistema eléctrico que ha llevado luz a nuestros baños y duchas. Ah! … y no olvidemos que hemos hecho también un nuevo mástil en el que lucir nuestra enseña scout.

colocación de placa fotovoltáica

Tropa, Esculta y Clan inauguraron el campamento el día 17, dedicando los primeros días a la preparación de su parcela y dotarla de las construcciones básicas que no pueden faltar en el campamento scout, como son la mesa y sus bancos para comer cómodamente o los necesarios complementos de tendales, escurreplatos y basurero. Fue una buena ocasión de poner en práctica su técnica scout y sacarle utilidad a los conocimientos en nudos y amarres o del manejo seguro del hacha y la navaja. La Manada se incorporó al campamento el día 22, trayendo consigo la algarabía y bullicio propios de nuestros más jóvenes miembros del grupo.

construcciones scout Tropa Hércules 283

En cuanto a las actividades cada sección disfrutó de un variado repertorio de actividades adaptadas siempre a su edad, intereses y propuestas. De esta forma lobatas e lobatos contaron con una programación protagonizada por muchos y variados juegos y completada, entre otras muchas cosas, con unos estupendos talleres de orientación y de relajación además de varias dinámicas para conocer mejor a sus compañeros y compañeras así como las máximas de Baloo.

lobatos y lobatas jugando

Mientras la Tropa no se quedó atrás y aprovecho su tiempo de diversión con juegos de acecho y gymkhanas combinados con los inevitables concursos y talleres de baile que tanto gustan a su scouter Rafa. También tuvieron ocasión de ampliar sus conocimientos en importantes competencias propias de un scout como los primeros auxilios, orientación, cocina o supervivencia pero también de resolver dudas sobre alimentación saludable gracias a una dinámica creada especialmente con esa finalidad.

taller de baile

No faltó ocasión tampoco de poner a prueba su destreza manual en talleres para confeccionar pulseras, llaveros, pasadores para la pañoleta o para personalizar camisetas con los distintivos de la patrulla. En las noches reinaron los juegos de acecho pero también hubo ocasión de algún juego de rol y sobre todo destacó la noche de terror, que gustó especialmente a Diego, y dejo a muchos patrulleros afónicos de tanto gritar. Al final de tanta actividad la gloria se la llevó la Patrulla Mouchos, impulsada por su gran guía Carlos, llevándose las cintas en su bordón por el gran trabajo realizado y el espíritu de patrulla demostrado.

refrescantes juegos

Las actividades da Esculta fueron mayoritariamente ideadas, organizadas y desarrolladas directamente por los propios escultas. Lograron también un conjunto muy variado entre lo que destacó el juego de rol preparado por Darío y el taller de expresión corporal dirigido por Icia.   Una novedad fue el trabajo por especialidades en las que cada uno fue desarrollando habilidades en relación al ámbito de su interés. Así, Josiño hizo la de cocina participando en la preparación de varias comidas del campa, mientras que Adérito, Darío y Diego sacaron punta a su interés por la Talla, en tanto que Valentín y Pitu crearon su propia ballesta y practicaron su Puntería a la vez que Susi, Elena e Icía probaron su paciencia y comprensión con los lobatos en las actividades de la especialidad de Infancia.

Esculta Eengonyama

A su cargo también salió alguna edición de El Farolillo Indiscreto con sus conocidas secciones “Pregúntale a Úrsula”, “El rincón del Nito” o “Cotilleo que te veo”. Fieles al lema de la Esculta que es Unidad, demostraron estar muy compenetrados durante el campamento y como muestra de ello aquí los vemos perfectamente coordinados en la coreografía que Rafa les preparó al son de la eurovisiva Euphoria. El Clan, que era bastante reducido en esta ocasión, compartió algunas actividades con las esculta pero dedicó la mayor parte de su tiempo a labores de servicio para el campamento.

Los días de la ruta son también un momento muy especial de nuestro campamento y este año no iba a ser de un modo diferente. Hacía muchos años que la Manada no se iba de ruta dos días seguidos y este año por fin lograron añadir a su ruta la aventura de dormir en un vivac, con el añadido de comer unas riquísimas manzanas directamente del árbol … más frescas imposible!

en ruta

Las patrullas Mouchos y Linces fueron por separado probando su destreza orientando el mapa para llegar hasta las balizas marcadas y haciéndose querer entre las gentes del lugar que les ofrecieron refrigerios y buena compañía. Por su parte la Esculta tematizó su ruta con aspectos de supervivencia por lo que debían de superar distintas pruebas de habilidad, resistencia e inteligencia para obtener alimentos, cobijo y seguir el buen camino.

vivac de la Manada

El domingo 28 fue el día para el reencuentro con las familias en el que padres y madres pudieron comprobar que sus hijos se lo estaban pasando bien y sobre todo que seguían de una pieza. Como siempre, aparte del intercambio de mimos, el protagonismo de la jornada estuvo en el paparotismo de una buena comida, todas y todos juntos, con un excelente lacón asado y un enorme surtido empanadas, tortillas y todo tipo de dulces y bizcochos. Como es costumbre la organización de este magno acontecimiento recayó sobre madres y padres, liderados en esta ocasión por Salomé, Jacinto y Marcial, siendo este último manteado, no sin esfuerzo, por unos agradecidos scouts, felices de ver comida que no llevara pimiento y cebolla. Estos dos omnipresentes vegetales eran la especialidad de Diego, el cocinero voluntario que se vino de Madrid para hacerse cargo de los fogones con la ayuda de Papu que siempre le echaba una mano. Desde aquí le agradecemos su labor voluntaria antes de marcharse a Helsinki un año de Erasmus.

recital de comida

Uno de los momentos más significativos de este día en familia es siempre el de las ceremonias, que son una forma de celebrar y poner de manifiesto la progresión de nuestros jóvenes. Así, pudimos ver como nuestra esculta Icía, al igual que también lo hacía nuestra Bagheera, formulaba su promesa dando por fin ese gran paso de compromiso y por tanto haciéndose miembro de nuestra gran hermandad scout mundial. Aunque Isma ya había hecho su promesa como lobato tuvo ocasión de renovarla y ampliándola ahora en la Tropa, dando así sus primeros pasos en la Senda del Desafío . No menos importante fue ver el paso de senda del guía de la Patrulla Mouchos, Carlos, que inició la Senda de la Colaboración con gran orgullo para su patrulla o el inicio en la Manada del Rastro de Bagheera que emprendió nuestro siempre inquieto Pablito. Y también tuvimos una ceremonia especial que raramente se ve: el cambio de pañuelo, de la que fue protagonista Gabriel, un lobato del Grupo Scout Laguna 589 de Valladolid que ahora vive en Galicia y que decidió venirse de campamento con nosotros. La Esculta tuvo también sus ceremonias de progresión, que se celebran de madrugada, en las que Elena y Susi dieron comienzo a su Camino del Bosque mientras que Josiño emprendió el Camino de la Montaña.

ceremonias scout

No hay que olvidar que además de las actividades que preparó cada rama hubo también actividades en las que todo el grupo participó de forma conjunta. En esta ocasión la temática del “día común” giró en turno a la ambientación medieval y fantástica, con personajes que recordaban a los de alguna serie televisiva, en la que varios reinos pugnaban por tener el mayor dominio y para ello debían de reunir a los más dotados de su feudo, y por ello los aspirantes debían de superar pruebas de velocidad o fuerza. Luego, después de diversas y divertidas escaramuzas en una batalla sin violencia pero con mucho ingenio y estrategia, vencieron los portadores del blasón de ciervo ganando para Diego y Valentín la coronación de la  victoria, tras la cual todos y todas disfrutaron de una fiesta medieval de reconciliación con baile incluido.

Día común de ambientación medieval

Otro día en el que también tuvimos ocasión de mezclaros en grupos con miembros de todas las secciones fue el día del Gran Prix, en el que los equipos ROJO, VERDE y AZUL se enfrentaron amigablemente en toda una suerte de divertidas pruebas de habilidad que requerían de una coordinación y trabajo en equipo y que finalizó con un juego de la oca muy disputado. Hubo mucha animación a lo largo de todo el día y no faltaron las carreras, los tropezones, las risas y todo el mundo los disfrutó aunque finalmente solo el equipo verde pudo saborear la victoria final y ganarse el fuerte aplauso de todos y todas.

coooorre!

Igualmente comunitaria fue la noche del último día, dedicada a la tradicional velada de actuaciones a la luz de los farolillos que cada sección prepara a lo largo del día y que en esta ocasión fue oficiada por el Clan, que ejercía las funciones de presentador. Así la Manada organizó un alocado concurso para el que no le faltaron animosos voluntarios y voluntarias para luego darle paso a la Tropa que preparó una magnífica parodia (la mejor en años) de la vida de campamento en las distintas secciones que arrancó muchas risas y aplausos. Por su parte la Esculta hizo doblete y presentó su ensayado baile de Euphoria y también una canción satírica a través de la que hacían un repaso a las mejores anécdotas del campamento.

velada en el campamento scout

Obviamente a lo largo de los días todos los chavales y chavalas tuvieros muchas oportunidades de darse un baño en el Río Castro a pocos metros da sus tiendas, pues este estupendo curso fluvial, que le da nombre al espacio natural protegido en el que estamos inmersos, pasa justo a nuestro lado bendiciéndonos con su refrescante agua, lo que lle agradecemos especialmente en los días más calurosos.

momento de baño en el río

Algo que merece destacase también es que el penúltimo día, 30 de julio, para celebrar el recientemente nombrado por la ONU como Día Internacional de la Amistad dedicamos nuestro acto comunitario a la exaltación de nuestra amistad scout con la lectura de un breve texto sobre esta temática y después uniendo nuestras pañoletas, símbolo de compromiso y de la amistad que nos une como scouts, en una enorme cadena que se sumará a la de otros grupos en la iniciativa de ASDE – Scouts de España de Kilómetros de Promesas.

Kilómetros de promesas ASDE

Y con mucha pena todos y todas pusimos fin a un campamento del que nos llevamos muchas cosas aprendidas pero en el que sobre todo lo pasamos muy bien en la compañía de unos amigos que también son hermanos, hermanos scout.

gran ambiente de compañerismo

Atrás quedaron anécdotas como cuando la Esculta en su conjunto, y Valentín en particular, vivieron el miedo en sus carnes, … e incluso más que miedo pánico, cuando se troperazon con las scouters de Tropa que venían caracterizadas, con disfraces y maquillaje, de la noche del terror que les habían preparado a los troperillos. La virulencia del susto, mayor por imprevisto, casi acaba por echar a bajo su tienda. Otra anécdota destacable la caracterizó la visita de Aarón, subguía de la Mouchos y que estuvo ausente del campamento por motivos personales, que en su paseo, breve pero torpe, a través de la parcela de su patrulla echó abajo el mochilero y el tendal que hasta ese momento había aguantado estoicamente una semana de actividad campamental. Se ganó, muy merecidamente, el nombre de Aarón Ciclón!

foto de familia do grupo

Pronto llegará la nueva ronda, con nuevos compañeros y compañeras, nuevos campamentos y muchas aventuras por vivir ¡Os esperamos con la misma impaciencia por empezar que esperamos que vosotros también tengáis!

Pronto dispondreis de una galería con un montón de fotos para recordar este campamento

6 comentarios
  1. Papu
    Papu Dice:

    Si es que… Hay que ver cuántas cosas hacemos en 15 días, ¿eh? Pues en un mesecito más o menos volvemos a dar caña, ¡así que todo el mundo listo!

    Responder
  2. Papu
    Papu Dice:

    Si es que… Hay que ver cuántas cosas hacemos en 15 días, ¿eh? Pues en un mesecito más o menos volvemos a dar caña, ¡así que todo el mundo listo!

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Para conocer mejor nuestra tarea te invitamos a ver la crónica y colecciones de fotos  de nuestro campamento del pasado año con la que tendréis una amplia y completa visión de lo que […]

  2. […] Para conocer mejor nuestra tarea te invitamos a ver la crónica y colecciones de fotos  de nuestro campamento del pasado año con la que tendréis una amplia y completa visión de lo que […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *