Balance muy positivo del campamento Lourenzá 2012

Este año el Campamento de Navidad vino cargado de ilusión y sorpresas. Lo celebramos del 2 al 5 de enero, lo cual ya sorprendió mucho a algunos y algunas, pues llevábamos mucho tiempo haciéndolo a finales de diciembre. Nos fuimos a Vilanova de Lourenzá (Lugo), más concretamente a un monasterio, nuevo para todos nosotros y nosotras. Hacía algo de frío, pero el lugar era muy grande (¡todo un laberinto!) y el agua estaba tan calentiiita…

Una de las sorpresas más recordadas por todos nosotros y nosotras con el paso de los años será, sin duda, la visita de Papá Noel. ¡Sí, sí, el auténtico Papá Noel vino hasta el Campamento y nos dio un regalito a cada uno! Eso sí, nos hizo prometerle que no lo abriríamos hasta la última noche. ¿Os imagináis? ¡Cómo nos tuvimos que contener! Pero nadie lo abrió, ni siquiera los lobatillos y lobatillas, que dudaron si entregárselos a los Viejos Lobos. ¡Era tan grande la tentación! Al fin, en la velada, supimos que las famosas cajitas eran para realizar un juego para todo el grupo y que fue muy divertido.

También nos visitaron Iria, Ainhoa, Isra y … tatatachán! … ¡¡¡Xulio!!! Después de nueve meses sin verlo, al fin pudimos achucharlo con todas nuestras fuerzas. ¡Cómo nos alegramos de veros a todos y todas! ¡Muchas gracias!

las actividades en el interior fueron muy diversas

cada unidad tenía una ruta diferente que hacer

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A lo largo del campamento también disfrutamos de diferentes rutas, multitud de talleres, danzas, juegos… ¡Y risas, sobre todo muchas risas y alegría! La actividad favorita de la Manada fue la gran investigación que tuvieron que hacer para ayudar a los Reyes Magos a encontrar sus camellos, que habían sido secuestrados por la cocinera, pues estaba enamorada de nuestro peculiar Rey Melchor y no podía soportar su marcha; y como no, los gritos de todas las unidades, se aprendieron toditos y los repetían una y otra vez con un ímpetu… ¡Qué aplicados son estos lobatos y lobatas! En cambio, la Tropa tuvo gustos muy dispares, destacando la manualidad de Hamma, el taller de orientación y el de cocina. La Esculta, que vino en dos turnos coincidiendo sólo en la segunda noche para poder cumplir su compromiso de empaquetado de regalos en Marineda, prefirió su curiosa ruta guiándose por fotos de diferentes lugares en vez de mapa, nuestra versión del juego “Time’s up” y el juicio que realizaron todas y todos juntos sobre el consumo de alcohol en menores.

Y, como podéis ver, hubo diferentes progresiones. En la Manada, Hugo y Miguel realizaron su Promesa Scout e iniciaron con mucha ilusión el Rastro de Baloo. En la Tropa, Carlos también formuló su Promesa Scout e inició junto a Paula la Senda del Desafío; y Sergio, nuestro esforzado Guía de Tropa, inició con mucho orgullo la Senda de la Colaboración. ¡Enhorabuena a todos y todas!

En definitiva, y como siempre, solo podemos decir que ya estamos deseando irnos otra vez de campamento. ¡Buena caza!


El equipo de Manada nos ofrece un alocado videoclip de inspiración disco-gastronómica realizado en el campamento

5 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *